METODOLOGÍA

La utilización de las arpilleras como herramienta para estimular procesos creativos, de cohesión de grupo y de resolución de conflictos en el aula, ha llevado al desarrollo de una metodología específica, organizada en las cuatro fases siguientes:

  1. Sensibilización: actividades para entender y capacitarnos en cultura de paz.
  2. Motivación: actividades para familiarizarnos con agujas e hilos y introducirnos en las técnicas de coser.
  3. Proceso creativo: fase en que se cose la arpillera.
  4. Proyección social: actividades para compartir y celebrar con la comunidad el proceso realizado y sus resultados.

Paralelamente a estas cuatro fases del proyecto, se propone actividades curriculares de aprendizaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.