La formación TFEPA- 2021 finaliza con un emotivo encuentro virtual y con una riqueza de proyectos de transformación social.

«La paz no es únicamente la ausencia de guerra o violencia, sino el fortalecimiento de los aspectos positivos que la edifican, como son la armonía, la cohesión, la colaboración y la integración.».

— Johan Galtung

Jornada de evaluación y cierre de la formación online Tejiendo Hilos de Emociones, Paz y Arte 2021.

El día sábado 12 de junio, realizamos la sesión de cierre de la formación TFEPA-2021, la cual inició en enero del año en curso. Participantes de Cataluña, Honduras, Chile, Brasil y Colombia se reunieron en una jornada de dos horas para compartir sus sensaciones, aprendizajes e impactos en torno al proceso formativo que tuvo una duración de seis meses y concluyó con la aplicación práctica de un proyecto aplicando los contenidos y la metodología adquirida en la formación.

La jornada comenzó con la participación de Neus Bartrolí, creadora de la metodología “Tejiendo hilos de emociones” (Teixint Fils d’emocions), quien con su apacible voz, su calidez y sensibilidad, dio apertura a la jornada e invitó a las y los participantes a colocar mano en el corazón para hacer cierre no solo de este proyecto, sino hacer también cierre de algún proceso de reconciliación pendiente. Ésta invitación es un potente simbolismo de la asimilación e integración de la paz no solo como un concepto teórico, sino como una forma activa de vivenciar la paz con nosotras y nosotros mismos y con las demás personas.

Neus compartió  con el grupo el poema “Podries” de la escritora catalana Joana Raspall, ilustrado a través de un vídeo elaborado por el proyecto POESIA DIBUIXADA.

Después de visualizar y escuchar el vídeo-poesía, las y los participantes compartieron las creaciones artísticas que realizaron en sus cuadernos de bitácoras producto de la sensaciones y reflexiones que les brindó esta actividad, que nos invita a empatizar con todas las personas migrantes y refugiadas que tienen que dejar sus países de origen en busca de paz, de salvaguardar su vida, de mejores oportunidades. Algunas de las obras creadas por el grupo:

 A continuación, Aixa Dulcey facilitadora en la formación, compartió una frase del educador latinoamericano Paulo Freire e invitó al grupo a reflexionar sobre cómo ha cambiado su mirada y su práctica pedagógica durante este proceso,  qué aprendizajes han obtenido gracias al intercambio con colegas de otro contexto y de otros ámbitos, y por último qué han aprendido con la metodología Tejiendo Hilos de emociones. Compartimos las reflexiones realizadas por el grupo más adelante.

“La educación progresista ha de inquietar a los educandos, desafiándolos a entender que el mundo dado es un mundo dándose y que, por eso mismo, puede ser cambiado, transformado y reinventado”

Paulo Freire.
Pedagogo y filósofo

Waleska Álvarez, facilitadora de la formación, sorprendió al grupo con un hermoso regalo que ha tejido inspirada en la formación. “Es la madre tierra que nos abraza, nos acuerpa a las dos culturas, he utilizado tela de la cultura lenca (Honduras) y tela “farcells” típica de Cataluña. Es un boceto que aún tengo que terminar”. 

La jornada continuo con la participación de Waleska Álvarez que invitó al grupo a visualizar el vídeo sobre el Encuentro de Narrativas Textiles “Retazos de resiliencia: Tejiendo hilos de emociones, en contexto pandemia” con el motivo de reflexionar sobre ese primer momento de acercamiento al arte textil de la arpillera y los aprendizajes que han adquirido a través de esta técnica y de todo el proceso.

Sandra Sala
Docente – Cataluña,
 IE Bernola

“Cosiendo la arpillera he aprendido a pararme y a centrarme en mí, cosa que no es fácil muchas veces. Ha tener paciencia porque no me salía como yo quería, porque no sabía coser como yo quería saber querer coser y a aceptarme a mí y a aceptar el resultado de mi arpillera. Y he aprendido que compartiendo todo es más fácil. Dentro de mi grupo de alumnos he aprendido cuáles eran sus miedos, cosa que es muy difícil, los que saben comunicar y los que todavía no saben comunicar.”

Francisca López
Docente – Honduras, 
CEB Carmelina Arias de Morazán

“Sobre la arpillera, un concepto pequeño que yo he podido aprender es el poder costurarse, por medio de una arpillera con un contenido emocional. Me gustó mucho esa parte que es un proceso para trabajar emociones y también para trabajar valores. En esa manta, con esos hilos, manifestamos nuestras emociones. Yo me he sentido muy satisfecha con esta técnica que es una buena manera para poder hacer manifestación. Nos vamos a bordar y vamos a seguir bordando con nuestras niñas y niños.”

Estefanía Ruiz
Docente – Cataluña, 
Institut Escola Eixample.

“Para mí la arpillera es una técnica reparadora del alma, no solo es un proceso creativo, con ella se pueden narrar historias con hilo y aguja, historias tristes, historias duras, recuerdos e historias de superación. Y he aprendido sobre todo a comunicarme de una manera distinta que desconocía. A mí, es un proceso que me ha gustado muchísimo y yo sé que voy a hacer muchas más arpilleras porque es eso, una técnica reparadora del alma. Tienes que tener paciencia, tranquilidad, disfrutarlo mucho”.


Como tercera actividad, Marina Caireta, formadora de este proyecto, invita a que el grupo reflexione sobre la transferencia que pueden realizar, en cuanto a los aprendizajes adquiridos, así como si las y los participantes se sienten empoderados como agentes de paz en sus territorios y sobre las nuevas prácticas de paz que sienten que podrían impulsar, y de qué manera podrían potenciar la metodología TFE y hacer sinergias con iniciativas de paz en otras comunidades.

Marina sintetiza algunas de las ideas claves que han surgido en la primera actividad de evalución: surgen ideas con respecto a los conceptos aprendidos durante el proceso, el aprendizaje de tecnicas para trabajar con el cuerpo como lo son las técnicas de relajación y respiración, y el poder trabajar desde la expresión corporal. Respecto a la metodología destacan la importancia de trabajar las fases de sensibilización y motivación. También la importancia de la metodología socioafectiva. El valor de poder conocer y crear confianza desde la distancia, de conocer un contexto diferente y valorar la diversidad y diferencia. El valor de tejernos emocionalmente.

Ideas que surgen en la tercera actividad de evaluación, a nivel de transferencia: expresan tener la base mínima de herramientas y seguridad para poder poner en marcha proyectos con la metodología. La sensación de sentirse empoderadas para tejer red con sus compañeras de centro y con otras organizaciones. Interés y deseo de compartir los proyectos que ya se tienen para transferir y amplificar. 

Para acércanos al cierre de la sesión Alba Sanfeliu, facilitadora del proyecto, comparte una canción que compuso junto a su hermana y dos amigos, “els colors de l’aigua” con la que se musicaliza el vídeo de cierre de la formación, realizado por Olga Mateo, estudiante de la Escola de Cultura de Pau y relatora de la formación. Alba considera que en este proyecto cada una de las personas participantes han plantado una semilla, que va germinando a distintas velocidades, invita a que estos proyectos-semillas se sigan cuidando y abonando. Y como en la canción decimos un adiós que no es un adiós pues esas semillas seguirán dando frutos y cosechando paz.   

Y como último punto de esta hermosa y reflexiva jornada de evaluación las y los participantes han compartido palabras de afecto y agradecimiento:

Anna Di Franco
Líder comunitaria – Cataluña
Cruz Roja
 

Yo quería agradecer a todas vosotras, yo no conocía nada, empecé todo desde cero, me ha encantado todo y aprendí un montón en tan poco tiempo ni yo imaginaba eso. Es verdad que Neus tiene una mirada que da paz y Marina habla que da paz con su voz, y Aixa muy agradecida por todo su apoyo, muchas gracias por todo. Honduras, yo amo Honduras, muy lindo todo, me ha encantado esa comunidad es muy linda, gracias a todos y todas.

Ángela Botero
Líder comunitaria – Colombia 

“Yo como todas siento mucho agradecimiento. Creo que lo que se hace con amor tiene unos frutos enormes, y yo sé todo el amor que todas ustedes y también nosotras hemos puesto a la construcción de arpilleras, a las formaciones. Todo ha sido un regalo, un tesoro que va a seguir creciendo. A todas y todos agradecer la red, ese gran tejido que somos, el sentir que no estamos solos, que hay más personas en tantos lugares pesándonos, tejiendo y construyendo la paz. A veces la salida más sencilla que se ve en los conflictos es la eliminación del otro, el anularlo, la violencia. Pero a través del arte y todo este proceso pedagógico espero que cada vez más personas, más niños y niñas podamos conectar y concentrarnos en tejer, en reparar en construir en acciones mucho más productivas.”

Elvin López,
Docente – Honduras.
CEB Carmelina Arias de Morazán

«Saludos para todos, quiero agradecer finamente la paciencia, la bondad y sobre todo ese carisma que las distinguió a Neus, a Marina, a Waleska y a todas las facilitadoras de este proceso. Creo que tejer una arpillera es hacer tangible el alma humana. Y de alguna manera los humanos somos una arpillera inconclusa porque nos vamos bordando día a día. Esto no termina, esto continúa. Gracias a todos y todas por haber compartido en este proceso.».

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.